¡Del Agnóstico,
al Ateo, a Salvada!

-Jane Urraca

“¡Del Agnóstico, al Ateo, a Salvada!”

-Jane Urraca


 

Share this Post

 

No crecí en una casa cristiana fiel. Sin embargo algo que mi madre hizo fue que me estaba exponiendo a una edad tan temprana la verdad de la Biblia. Ella me contaba historias de la Biblia, historias de la creación, de mares divididos en dos y Jesús viniendo a morir por nosotros en la cruz. Aunque mi familia creía y me contaba acerca de Dios, nunca iba más allá de ir a los servicios de misa cuando mis padres querían, leían el mismo capítulo en la Biblia y rezaban la misma oración todas las noches.

Desde niña, la Biblia se convirtió en uno de mis cuentos favoritos y Dios se convirtió en mi amigo imaginario favorito. A medida que crecía, comencé a hacer preguntas más difíciles a las que nadie parecía poder darme una respuesta clara, así que empecé a buscar respuestas por mi cuenta. Quería entender los misterios del mundo y su creador. Busqué todo tipo de religiones y creencias. probando y viendo lo que cada uno de ellos tenía para ofrecer. Busqué y busqué interminablemente durante la mayor parte de mis años de escuela secundaria, busqué en todas partes, excepto en la biblia que estaba en la mesa al lado de mi cama.

 

“La falta de respuestas me incomodaba. Comencé a creer en muchos tipos de religiones y dioses a la vez.”

 

Pensé que si los practicaba y probaba todos, uno de ellos sería el correcto. Recé oraciones, leí hechizos, medite, ayune, hice huelgas de silencio, di sin esperar a cambio, ahogué mi tiempo en buenas obras y, sin embargo, mientras hacía lo que tantas de estas religiones decían que debía hacer, al final, sentí como si estuviera caminando más lejos de la verdad.

Al final de mi último año en la escuela secundaria, llegué a un mínimo histórico. Las cosas en casa no iban bien. En el invierno de 2012, un querido miembro de la familia intentó suicidarse frente a mí y, mientras gritaba a cualquier dios que me compadeciera, mi corazón se congeló. A partir de ese momento, había decidido que, después de todo, no había Dios. No quería que existiera un dios porque si lo hiciera, habría respondido a mi llamada, me habría dado una vida mejor y más fácil, habría estado allí para mí y, sin embargo, no lo estaba.

 

“Cuando mi amargura y odio hacia el Señor se asentaron en mi corazón, comencé a ser suficiente dentro de mí misma.”

 

Conseguí un trabajo, compré mi primer auto, hice buenos amigos y volví a la escuela. Con el tiempo pude reparar levemente las heridas familiares. Finalmente fui feliz y por fin tuve paz con mi vida. Así es como viví mi vida durante los siguientes 2 años. Evité todo tipo de asuntos espirituales y me reí por dentro de aquellos que profesaban creer en Dios. Me consideraba más sabio que ellos y pensaba que usaban a Dios como un embrague.

En abril de 2014, un amigo sacó el tema de la eternidad. Le dije a mi amigo que si hubiera un reino, iría allí porque yo era una víctima del mundo y aún era una buena persona.Mi amigo me miró y me dijo sin rodeos que me iba al infierno. Nunca me en mi vida me había sentido tan ofendido. Estaba furiosa. No podía entender por qué pensaría eso e incluso lo declarará cierto. Pasé esa noche haciendo muchas investigaciones en el internet sobre diferentes interpretaciones del infierno y cómo eran si realmente fuera a ir allí.

Para demostrarle a mi amigo que no iba a ir al infierno y que era una buena persona, fui a su iglesia ese domingo. Cuando me senté en los bancos, observé a los miembros de la iglesia alabar a Dios. No me salvé ese día, pero algo dentro de mí se suavizó. Durante las semanas seguí visitando a la iglesia. Compré una Biblia y comencé a separarme de muchas cosas mundanas. Comencé a leer el Evangelio de Mateo cada dos noche..

Después de semanas de leer la Biblia, cuando leí Mateo 27, la crucifixión de Cristo, trajo un nuevo significado a mi vida. Aunque escuché sobre la muerte de Jesús y he visto muchas películas, esta vez fue diferente. Inicialmente, no podía entender por qué murió Jesús y, por supuesto, yo no lo habría colocado en la cruz.

 

“Sin embargo, Dios en su misericordia trató con mi orgullo cuando trajo todos mis pecados a mi mente.”

 

Nunca me he sentido tan avergonzada y sucio en mi vida. La imagen de Cristo en la cruz muriendo en mi lugar y recibiendo la ira de Dios para mí se repitió en mi mente. Finalmente entendí, Me levanté de la cama y me arrodillé ante el Señor. Con fe me arrepentí y acepté a Jesús como mi Señor y Salvador.

Esa noche de junio de 2014, sentí como si mi vida se hubiera explotado en miles de pedazos, pero esa misma noche, el Señor, con manos firmes pero amorosas, me lavó y me sanó. Esa noche finalmente entendí.

“El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.” 2 Pedro 3: 9

El Señor ha tratado con mi alma pacientemente y me ha salvado de mis formas perversas y destructivas. Él desea lo mismo para ti.

El Salmo 21:4 dice: “Vida te demandó, y se la diste; Largura de días eternamente y para siempre.”

Me encanta este verso porque resume lo que es la salvación y lo simple que es. El Señor quiere darte vida, simplemente debes arrepentirte y pedir. Desde que el Señor me salvó, mi vida se volcó y puedo decir honestamente que me niego a volver a la persona que era antes. Nada se puede comparar a la paz y esperanza que Jesús trae a mi corazón. Nada puede describir lo hermoso que es este sentimiento.